258x50xtelefono weasesores 
Lunes-Jueves 9-14 h  y 17-20 h- V- 9-14 h
 
Viernes, 19 Junio 2015 13:30

Controversias en la legalización telemática de libros obligatorios: empresarios y no empresarios.

Libros  telemáticos obligatorios

La Ley 14/2013 de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización trajo consigo una importante modificación en cuanto a la legalización de los libros obligatorios de los empresarios. En su artículo 18 se estableció la obligatoriedad de realizar dicha legalización exclusivamente por procedimientos telemáticos.

Pero hasta el 16 de febrero de 2015 no se publica en el B.O.E. la Instrucción de 12 de febrero de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) con la que dicho órgano pretende organizar sus Registros al objeto de hacer posible esta tramitación telemática.

En mi opinión, la Instrucción explica bastante bien los distintos aspectos afectados por la nueva norma, por lo que explicarlos, me resulta baladí. Pero no tanto, comentar las controversias suscitadas.

La primera cuestión a comentar es deciros que dicha Instrucción se encuentra suspendida por auto número 84, de 27 de abril de 2015, de ejecución de medidas cautelares, dictado por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Sin enredarnos demasiado, los motivos fundamentales son dos: la falta de garantía de la confidencialidad del contenido de los libros legalizados por este procedimiento y, la extralimitación de la DRGN estableciendo pautas que la propia ley no establecía.

Ya os dije que la Instrucción explicaba bastante bien los aspectos esenciales del nuevo procedimiento, pero es que no es la DGRN quien debe dictarlos. La primera controversia: la extralimitación.

La segunda controversia, la falta de garantía de la confidencialidad del contenido de los libros, que  se limita a una “lánguida” referencia a la responsabilidad del registrador del debido cumplimiento de las obligaciones derivadas de la vigente legislación sobre protección de datos. Porque la Instrucción establece que los libros se legalizarán anualmente, después de recogidos en ellos los contenidos correspondientes y parece que no hace mucha gracia que los acuerdos adoptados en el seno de los órganos de dirección y representación de las entidades anden en manos de terceras personas más allá de los momentos en que puntualmente a nosotros, nos interese.

Pero dejadme que yo plantee otras dos inquietudes acerca del asunto.

La primera, el momento en el que se suspende, 27 de abril de 2015, cuando el 30 vencía el plazo para legalizar los libros correspondientes a 2014. ¿Qué pasa con quienes cumplieron con las instrucciones que le dieron en el Registro Mercantil y legalizaron sus libros por este procedimiento sin rechistar y que podría haber hecho “públicos” sus acuerdos? ¿Podrán pedir daños y perjuicios? Al final va a ser mejor esperar al último día para hacer las cosas.

La segunda, y a tenor de la instrucción Vigesimosexta del texto, según la cual “… será también de aplicación para la legalización de libros de uniones temporales de empresas, comunidades de bienes, asociaciones de cualquier clase, fundaciones u otras personas físicas y jurídicas obligadas a llevar una contabilidad ajustada a las prescripciones del Código de Comercio.”  Pues ya tenemos otra en cuanto a la carga burocrática de determinadas asociaciones y otras entidades sin ánimo de lucro.

Por nuestra parte, quedamos expectantes esperando recaiga sentencia sobre el asunto, para poder informaros puntualmente de los posibles cambios normativos, aunque mucho me temo que el legislador dispondrá los medios legales oportunos para el espíritu de lo dispuesto, quede conforme está.

 

Diego Cortes Sánchez

Economista.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information